Nada Personal

Por Tito (Héctor Pineda)

Resultado de imagen para soda stereo

Para los que nos gusta la música, coleccionamos discos y nacimos entre los años 70´s y 80´s el Long Play, elepe, vinil, vinilo o simplemente disco, fue uno de nuestros objetos de culto, deseo y decepción más entrañable. Popularizado desde 1948, el vinil fue el objeto ideal para comercializar música desde los años 50´s hasta la mitad de los 90´s cuando cedió su lugar al disco compacto. 

Todos tenemos una anécdota con algún disco, desde el primero que se compró con el ahorro de todos los domingos, el largamente anhelado, el inconseguible, el importado carísimo, el que encontraste en algún bazar o tianguis a precio irrisorio, el que te regaló ese amor, el que te obsequió la estación de radio favorita, el que te decomisó tu mamá, el que te recomendó tu valedor o amigo del alma, el que te recuerda a esa persona especial, el que te firmó tu artista favorito, etcétera. Por ello esta columna se apropia de ese nombre con el objeto de hablar de música, de discos y de todo lo relacionado y no a ella, con la finalidad de intercambiar ideas, anécdotas y comentarios que nos unan más como amigos y fanáticos de la música.
Sin más rollo empecemos.
El pasado 11 de agosto cumplió un año más el maestro Gustavo Ceratti y a todos nos encantaría que estuviera sano y regalándonos su maravilloso talento con algún nuevo trabajo. Para recordarlo como se debe hablaré del primer álbum con el que conocí su propuesta musical, Nada Personal de Soda Stereo.
Grabado en Buenos Aires, Argentina y lanzado el 21 de noviembre del 85, Nada Personal se convirtió en el segundo larga duración del trío encabezado por Gustavo Ceratti. Al año siguiente Soda Stereo se presentó en el famoso festival de Viña del Mar y Televisa tuvo el tino de transmitirlo para México un sábado. Yo acaba de regresar de algún lado e iba a ir a una fiesta por la noche, así que para pasar el tiempo prendí la tele.
Le empecé a cambiar y me topé con la transmisión de Viña del Mar, si no mal recuerdo estaba terminando su participación Virus del que escuché dos rolas y luego empezó Soda. Aunque Virus me gustó, recuerdo que en ese momento no pude conocerlos porque nunca supe quiénes eran, los comentaristas de Televisa como es habitual hablaban de otras cosas y no de lo que sucedía en la pantalla, pero al empezar Soda Stereo pude identificarlos perfectamente.
No recuerdo cuántas rolas se aventaron, pero fueron varias del Nada Personal y terminaron si no mal recuerdo con Jet Set de su anterior trabajo. Apunté el nombre del grupo en una libreta (en ese tiempo veía mucho A Toda Música y cada que veía un grupo que me latía lo apuntaba ahí) y apagué la tele y me metí a bañar.
Un buen día, no recuerdo cuánto tiempo pasó, pero no mucho, fui al Aurrerá a ver discos, cuando de repente me topé con dos que me atraparon de inmediato, Deseo Carnal de Alaska y Dinarama y Nada Personal de Soda Stereo. Fue unas poquísimas semanas antes del boom del rock en español, y casi de inmediato cuando Rock 101 empezó a programar primero a Alaska y luego a Soda y yo ya tenía ambos discos.
De ese primer disco de Soda obviamente me encantó Cuando pase el temblor, pero otras rolas me gustaron también Danza Rota y la que le da título al disco. Pero fue el lado B el que definitivamente se convirtió en mi favorito y el que más ponía: Juego de Seducción, Estoy Azulado, Observándonos (Satélites), Imágenes Retro y Ecos, mi rola favorita de ese disco por el gran trabajo instrumental. Años después cuando se descompuso mi tornamesa adquirí ese disco en casete y apenas el año pasado lo compré en Compacto y lo digitalicé. Para mi, junto a Canción Animal, son los discos que más me gustan de Soda Stereo, los que más disfruto y los que me evocan gratos recuerdos.
Con ese disco viví mi etapa de la preparatoria, que fue muy especial para mi, lo que me hace evocar grandes recuerdos y mucha nostalgia.